miércoles, 1 de agosto de 2007

Productos Globales Made In America Latina

En globalización es muy importante realizar innovación de productos, producción y mercados. En el mundo integrado, gran parte de la continuidad de los negocios dependerá de un consumidor global variante. Lo que hoy es demandado, mañana no lo será, ya sea por cambio de gustos o cambios tecnológicos. Además de contar con calidad, cantidad y continuidad se requerirá certificaciones de calidad, incluir variables sociales, ecológicas, de origen, así como aplicar herramientas de servicio al cliente para consolidar negocios.

Hay que comentar que los negocios internacionales no solo es exportar sino que se realiza en comercio exterior (importaciones / exportaciones), inversiones que se receptan y así mismo que se envían e Investigación y desarrollo (ID). Todas las 3 opciones son importantes y se interrelacionan para explotar todas las alternativas de un mundo globalizado.

Es mi opinión, que será la investigación y desarrollo la principal herramienta para que los países en vías de desarrollo logren explotar un mercado de 6000 millones de potenciales consumidores. Esto se dará siempre y cuando la investigación y desarrollo logre empatía con el comercio. La investigación y desarrollo será mucha más valiosa si esta es comerciable. En este punto la pregunta correcta será, que investigar?

En el caso de Latinoamérica, la ID, tiene muchas alternativas, comenzando con investigaciones sobre productos que curen o atenúen males globales. Un mal global es aquel que toda la humanidad puede padecer. Piense en el sida, cáncer, gripe, diabetes, drogadicción, obesidad, artritis, presión alta, stress. Son varios los productos que se ofertan justamente para males globales. Para mencionar algunos piense en Prozac vendido en todo el mundo para combatir la depresión o quizá Viagra para combatir la disfunción eréctil y porque no mencionar Xenical diseñado para combatir el sobre peso. Los productos globales tienen la bondad de trascender las barreras culturales ya que benefician al hombre como tal, así la demanda puede provenir de un africano, latinoamericano o anglosajón.

En cada viaje que he realizado dentro de Latinoamérica he podido constatar que en cada lugar se menciona y se oferta productos con potencial de ser globales. Desde una hierba peruana que se oferta como el mejor energizante, como el extracto de algas del lago de Managua, que promulga ser la cura a la calvicie, terminando por un hongo hecho jarabe de Ecuador que se oferta como la cura para el cáncer y el sida, solo por no mencionar una innumerable variedad de productos que existen en nuestra región. Desde la cura a problemas de regeneración celular hasta afrodisíacos e incluso cremas que pueden desaparecer signos de vejez, son solo algunas de las cotidianas ofertas de potenciales productos globales Latinoamericanos.



Pero que falta para que estos productos logren un despegue internacional? Una posible respuesta es la necesidad de realizar investigación y desarrollo para corroborar que las bondades de estos productos son ciertas. La mala noticia es que usualmente la investigación y desarrollo demandará ingentes cantidades de flujos de dinero, lo cual es problemático para muchos de nuestros de ahí nace la necesidad de establecer entre otras, las siguientes acciones.

La primera es la relacionada con la urgente necesidad de realizar una bioprospección de toda la diversidad vegetal, animal y bacteriana de nuestros países, para poder enfocar nuestros esfuerzos a descubrir las potenciales soluciones sobre males globales. La segunda recomendación es la relacionada con la necesidad de trabajar en conjunto como región con el objetivo de crear uno o varios productos globales bajo el esquema de conglomerado de exportación pudiendo después de ratificadas las investigaciones, realizar consorcios de exportación para integrar muchas productoras pequeñas, logrando crear trabajo, al mismo tiempo que cantidad. Imagínese que Latino América le regala al mundo un producto asequible para la cura para el Cáncer, Sida, Alergias o cualquier otro mal global, esto provocaría un crecimiento económico sin precedente, creador de trabajo y sobre todo integrador por medio de la posibilidad de integrar a los productos globales en clusters.

La investigación y desarrollo no debe ser netamente científica sino que debe incluir investigación enfocada en estudios de mercado, nuevas practicas para hacer negocios, informes sobre barreras tarifarías así como técnicas para desarrollar productos y servicios en función de la información obtenida. Estas investigaciones deben ser enfocadas, continuas y democratizadas. Enfocadas porque deben ser dirigidas en función de las capacidades comerciales de cada país, continuas ya que el mundo en globalización es dinámico y las tendencias de mercado cambian y democratizadas por que el conocimiento masificado logra mayor cantidad de beneficiarios.

El producto latinoamericano con mayor potencial global siempre será la cultura. El vender cultura quizá es menos complicado que vender un perecible agrícola condicionado a cantidad, calidad, continuidad y regulaciones técnicas. Así mismo como se requiere una prospección biológica de la región, también se requiere una prospección cultural para rescatar e internacionalizar esta mega diversidad cultural de la región. Piense en Shakira o Paulo Coello, productos ya globalizados o piense en un plato típico de su país que pueda adaptarse a otras culturas, sin perder su esencia. Un plato típico tiene la capacidad de ser exportado tanto como producto final o mejor aun como ingredientes separados internacionalizándolo mediante franquicias para financiar nuestros negocios internacionales con dinero de terceros.

Una de las vías para vender nuestra cultura quizá es la de vender cultura a nuestro mismo mercado latino emigrante, con el objetivo de no solo atraer a Juan Pérez sino que Jhon Smith compre productos llamados étnicos o nostálgicos. Esto será viable si se mejora nuestros productos étnicos, sobre todo en paquetes y en algunos casos si se los adapta en función de otros mercados.

Quizá una de las opciones para la internacionalización de nuestras economías esta en pensar en el mundo como mercado, para ello el desarrollo de productos globales es un reto que debemos asumir.

Por:

Ing. Jaime G. Albuja M
Master en Negocios Internacionales